"Crear es un placer"



Las obras de Ira Tierra transitan en la inmovilidad, en la frontera del movimiento. Es el reflejo del lago donde se ahoga Narciso.

Quietud, estancamiento, turbulencias. Retratos de un pozo sin fondo. Esta escenografía de despojo, desarticulación, amontonamiento y auto inmolación de pronto comienza a desentumecerse, a desempolvarse como la metamorfosis de una mariposa. Entonces, abandona los pesados lastres posesivos y encelados de la creación, en un punto previo antes de iniciar el baile.


“Outsider”. Antonio Zaya, Madrid 1993.